“Nada de lo que se habla es oficial ni salió de nosotros”, aclaran desde la Liga del Sur

Fotos: Archivo-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

No me lo dijo uno. Fueron dos o tres: “el 31 de agosto arrancarían a entrenar los equipos del torneo local y en los primeros días de octubre estaría comenzando el campeonato, que todavía no tiene una forma de disputa establecida”.

Me llamó la atención que entre tanta incertidumbre haya una fecha concreta para que los 15 clubes locales de Primera división levanten la cuarentena y empiecen a “mover”, cuando la actividad todavía no se reactivó a nivel nacional y los equipos más importantes de la AFA siguen pidiendo a gritos poder entrenar.

Entre rumores, especulaciones y el famoso “teléfono descompuesto”, Gustavo Lari, presidente de la Liga, descartó cualquier tipo de hipótesis y aclaró que “nada de lo que se habla es oficial” ni salió de la boca de algunos de los dirigentes que trabajan a su lado.

“Más allá de las opiniones y de todo lo que escucho, por ahora no hay ninguna posibilidad de que reactivemos los entrenamientos, por más ganas que yo o cualquiera pueda tener. Boca y River, por ejemplo, todavía no pusieron un pie en la cancha, con el peso que tienen y el presupuesto que manejan. Si ellos no saben que van a hacer, imaginate nosotros acá. Hablar por hablar no sirve; hay que esperar y mantener la fe”.

Y agregó: “para un posible regreso a la actividad se tienen que dar tres factores: 1) para tomar una determinación dependemos de lo que se resuelva a nivel local, provincial y nacional; 2) ver cuales son los lineamientos que bajan de AFA y del Consejo Federal y 3) analizar si como entidad futbolística estamos en condiciones económicas y financieras de llevar adelante un protocolo y un espectáculo sin público en los estadios”.

El runrún que circula en el ambiente es que si los clubes llegan a un acuerdo con el municipio, se podría arrancar con las practicas en grupos reducidos, en lugares amplios y respetando las medidas sanitarias establecidas en el protocolo.

“Te pongo un ejemplo: el club Deportivo Mac Allister, en La Pampa, inició los entrenamientos después de haber llegado a un acuerdo con la gobernación, pero lo bajaron de un plumazo y ahora tienen un informe posible de sanción en el Tribunal de Penas del Consejo Federal”, esgrimió el titular liguista.

“Supongamos que la Liga llega a un acuerdo con el Municipio y los equipos empiezan a entrenar, poniendo en riesgo a los representantes nuestros en competencias superiores (Villa Mitre, Sansinena, Olimpo, Liniers y Bella Vista). Es una locura, si no se puede no seamos caprichosos. Debemos ser muy responsables. Cada uno puede opinar y aportar ideas, porque yo también tengo las mías, pero el mensaje de la Liga debe ser claro y concreto. Hasta que no queden alineados los tres puntos que te anticipé no hay manera de que volvamos a entrenar”, sentenció el “presi”.

“Y una vez que pongamos en marcha las practicas, nos tendremos que reunir para establecer qué tipo de torneo vamos a jugar y cual sera la forma de disputa, siempre teniendo en cuenta el tiempo que nos quedará hasta fin de año. En principio, el puntapié inicial no dependerá de la Liga del Sur, primero deben habilitarse los deportes grupales y que la AFA y el Consejo Federal den el okey para que los equipos comiencen con las tareas de campo. Y cuando eso esté definido, analizar con los clubes la posibilidad de hacerle frente al protocolo y a una competencia sin gente en las tribunas”, cerró Lari.

Fuente: La Nueva.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.