Mini Básquet en el Club Napostá de la mano del profesor Fernando Gherzi

Continuamos en este segmento de carácter semanal que consta de un recorrido por los clubes afiliados a la ABB, en el que mostraremos el trabajo realizado en sus escuelas de Mini-Básquet. Hoy el Club Napostá.

MINI BÁSQUET EN EL CLUB NAPOSTÁ

Mini Napostá

En Napostá realizan trabajos integradores para congeniar educación física y básquet

El club de la avenida cuenta con una cantidad de chicos y chicas notable en sus categoría iniciales. En el renovado Palma, los profes encabezados por Fernando Gherzi, tratan de introducir a los más pequeños en la actividad con un trabajo integral plagado de recursos aggiornados al básquet.

«En este momento contamos con tres categorías de Pre-Mini y tres categorías de Mini Básquet. La última que sumamos es de Pre-Mini femenino, que debutó este año. Además, tenemos 70 chicos/as en Escuelita», nos cuenta Leonel Alemañy, profe de Mini.

«En Escuelita tuvimos que hacer también tres grupos por la cantidad que tenemos, por suerte estamos muy bien en ese sentido y contentos por la respuesta».

«Variamos la forma de trabajar debido a la cantidad de chicos/as con las que contamos, porque no estábamos pudiendo abocarnos bien a cada chico. Así que dividimos los trabajos en tres turnos de 45 minutos así el trabajo es más focalizado», dice Leonel.

La adaptación de los trabajos realizados es destacable, ya que la educación física está presente todo el tiempo con estrategias de aprendizajes vinculadas al básquet. Pablo Esteban, profe de los Pre Mini, comentaba que se encontraron con muchas dificultades en cuanto a la falta de atención, coordinación y motricidad luego de un año y medio de pandemia.

Fernando Gherzi Napostá

Gherzi tiene amplia experiencia en Mini Básquet

«Nuestra idea es siempre vincular la educación física con el básquet. Trabajamos cuando podemos con estaciones en las que implicamos elementos ajenos al deporte como pelotas de rugby, de tenis, globos y demás, para complementarlo con el trabajo de básquet y así trabajar coordinación, motricidad fina y otras cuestiones», dice Fernando Gherzi.

«Desde Escuelita trabajamos de esta manera para que sea una continuidad en las categorías iniciales, nuestra idea es clara, queremos que se diviertan y a la vez aprendan a jugar al básquet».

«En Escuelita estoy de coordinador, en Pre Mini trabajo junto a Pablo Esteban y en Mini Básquet junto a Felipe Guzmán y Leonel Alemañy. Soy el nexo entre las tres categorías iniciales, por lo que estamos todos en contacto y mantenemos una línea de trabajo hace mucho tiempo», afirma Fernando.

La Escuelita es fundamental para el acceso de los niños y niñas al básquet, además sirve como lugar de preparación para aquellos que llegan sin conocimiento y con edades de Mini Básquet. El consolidar el trabajo en esta categoría sirve como punto de partida para lo que vendrá en Pre Mini y Mini.

Napostá Pre Mini

Napostá Pre Mini Masculino

«El primer acceso del deporte del chico o la chica es en Escuelita, por lo que allí la cuestión es meramente recreativa y como puerta de entrada al básquet. La idea es que puedan reconocer los ejes estructurales del deporte, como picar, empezar a desplazarse con el balón, aprender el doble paso».
«Después en Pre Mini y Mini Básquet, esto se va complejizando y se le adicionan aquellas cosas que lo/as van a preparar para U13», afirma Alemañy.

«Es un desafío constante el trabajar en Mini Básquet, porque por se trabaja con chicos/as que vienen desde escuelita o son nuevos con edad de Mini y nunca picaron una pelota. Por suerte, podemos planificar para ir adaptándolos a la categoría. Tenemos Mini C para aquellos que llegan de grande, así ya pueden ir jugando a medida que incorporan las cuestiones necesarias para la competencia», complementa Fernando.

«El ingreso al deporte siempre es por Escuelita. Allí se le enseñan las cuestiones mínimas para, una vez aprendidas puedan sumarse a la categoría de su edad. Si por algún motivo, no pueden y tiene edad de Mini Básquet, se suma al C para ir aprendiendo estas cuestiones», dice Gherzi.

La pandemia de COVID-19 dejó huellas claras en los chicos y chicas en muchos aspectos, tanto psicológicos como físicos, esto ha llevado a ponderar determinados trabajos para corregir dichas falencias.

Mini Básquet Napostá

Mini Básquet Napostá

«El 2020 fue muy duro para todos, por suerte nos acompañaron y no tuvimos pérdidas de chicos a la vuelta de la presencialidad. Lo que si notamos, son las consecuencias de ese año y medio en el que no pudieron realizar actividad física como correspondía detectamos problemas de motricidad, de coordinación y de fundamentos, que nos hacieron trabajar con mayor hincapié en la cuestión de educación física para que pueda recuperar y adicionar estas cuestiones que son fundamentales», dice Leonel.

«La sociabilidad de los chicos/as entre ellos/as fue algo en que tratamos de que lo recuperaran. Sabíamos que era fundamental que se encontraran con sus compañeros, que empezara a interactuar a recuperar y formar vínculos». «Una vez que trabajamos en eso, recién allí empezamos con las cuestiones técnicas. Lo primero que queríamos era que volvieran a tener el contacto con sus compañeros que para un deporte de equipo es fundamental y para el desarrollo de ellos como personas, más todavía», confiesa Alemañy.

«Cuando volvió la presencialidad empezamos a recibir chicos/as de edades avanzadas, por lo que nos inclinamos por darle prioridad y no tomar de cuatro años. Los padres y las madres nos comunicaron su preocupación por este año y medio en que no habían podido realizar actividad física de manera adecuada, por lo que acá en Napostá tratamos de que recuperen ese tiempo perdido», dice Gherzi.

Con más de nueve años en la institución Fernando Gherzi, pondera el trabajo coordinado con los demás profes y el mantener una línea clara que es evidente a la hora de observar los entrenamientos en el club. Además, este año Napostá ha dado un paso fundamental para la integración y el desarrollo del básquet femenino conformando una categoría integra de chicas.

Pre Mini Femenino

«Antes de la pandemia teníamos la idea de comenzar con el femenino, se había sumado Belén Tombesi para ello, pero después con todo lo que ocurrió con el COVID-19 se terminó truncando, pero cuando volvimos a la actividad, sabíamos que teníamos que darle un lugar y un espacio para que las chicas se pudieran sumar al deporte», dice Fernando.

«Comenzamos con tres o cuatro chicas y fuimos reclutando con el boca a boca y enseguida se fueron sumando. En la actualidad ya tenemos 15 que están compitiendo y eso nos pone muy contento porque sabíamos que si nos involucrábamos en el Femenino tenía que ser de esta forma, sin medias tintas».

«El año que viene queremos tener las dos categorías, tanto Pre-Mini como Mini Básquet con equipos de femenino, vamos a tratar de que esto se logre, así consolidamos el trabajo que realizamos este año».

«Invitamos a todas las chicas que quieran jugar al básquet y se sumen a Napostá, porque la idea es poco a poco ir conformando todas las categorías de femenino y así darles el lugar para que puedan practicar este deporte de la mejor manera posible», finalizó Fernando.

Napostá trabaja en Mini Básquet, con la vista puesta en continuar con la ampliación de sus categorías iniciales y en busca de seguir ampliando su proyecto de básquet femenino.

Fuente y fotos: abbasquet.com

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.