Kevin Albornoz, con pasado en Unión, contó como fueron sus inicios en las bochas

Kevin Albornoz ensaya el bochazo con el estilo mano abajo. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com

(Nota publicada en la edición impresa)

Al pibe pintaba para el tenis. De hecho, era asiduo concurrente a las instalaciones de Pacífico. Pero un día,  por invitación de su tío (Néstor), quien estando en Chile se vino a jugar un torneo al club Olimpia y lo llevó como espectador, su meta cambió.

“Tenía 12 años y quedé encantado. El torneo era un extraordinario de tercera categoría y se jugó en Olimpia. No miraba mucho a los jugadores, pero sí el juego y lo entendí enseguida, a tal punto que pregunté si podía jugar en el club”, contó Kevin Albornoz, una de las mayores promesas de las bochas bahienses.

El nexo fue Hernán Encina, quien le permitía practicar en el club.

“Todos los días, durante dos horas. Practicaba solo; arrimaba y tiraba. ¿La técnica? Aprendí mirando videos en youtube”, aseguró.

Por una cuestión de cercanía con su hogar, el siguiente paso fue arribar a El Cometa.

“Entré al club, lo vi a ‘Cachito’ (Rubén) Celaya, que me invitó a practicar. Luego jugué en tercera, en segunda y, finalmente, en primera, con Celaya y Juan Storti. Para mi fue una linda experiencia. Tuve la suerte de cruzarme con el ‘Flaco’ Díaz Ulloque, quien me enseñó muchas cosas relacionadas con el bochazo, como tirar a tres pasos, porque yo lo hacía a cuatro”, aseguró.

-Rápidamente te llegó una convocatoria al seleccionado.

-Sí. Dos años consecutivos ganando el Provincial  de parejas (uno en Zárate y otro en Tres Arroyos), con Lautaro Lezcano. En el último también estaba Facundo García. Clasificamos al Argentino, pero en Mendoza nos descalificaron porque llegamos tarde a una sede. En el segundo, en Entre Ríos, perdimos la final de tríos con el local. En ese momento iba de puntero, porque también estaba Santiago Fortunatti.

-¿Después te vas a Río de la Plata?

-Me llamó Rodrigo (Catini) para jugar con Guillermo Fabiani y Nahuel Lezcano. No pude terminar el torneo por un problema personal y dejé de jugar por tres meses.

 -¿Y apareció una oferta de Tornquist?

-De Unión, con Diego López y José Chavarría. Salimos subcampeones. La gente de la zona es increíble, acompaña mucho al equipo. Y después de todos los partidos había asado (risas). Viajábamos a Saavedra, Goyena, Pigüé, Arroyo Corto y Carhué. Nos atendían como reyes.

“El clásico con Italiana era hermoso, había mucha rivalidad. Me quedé dos años y tuve la suerte de salir subcampeón Individual”.

 -¿Antes de recalar a Almafuerte jugaste en Velocidad?

-Se había armado un lindo equipo con Silvio Kaddour, Oscar Fidalgo y un chico de Córdoba. Jugamos dos partidos en parejas, los ganamos y nos agarró la pandemia.

“Ahora tengo un lindo desafío. Me llamaron ‘Ema’ Núñez y Walter Lhanda para ir a Almafuerte. Y lo tengo a Pablo Spurio, quien me orienta y me aconseja. Noto, a pesar de ser muy joven, que he ido madurando”.

 -¿Quién es tu espejo?

-Juan Carlos Lavini. Tira a tres pasos y bajo mano, un estilo que me gusta mucho. En Bahía me gusta el estilo de Daniel Vitozzi.

-¿Es cierto que le ganaste a Cristian Zapata?

-Sí, en Almafuerte (12-6). Un torneo especial, sobre alfombra. Cristian es un ídolo para los chicos, una figura mundial.

-¿Qué aspiraciones tenés?

-Ganar torneos de primera en Bahía y jugar para el seleccionado. Mi meta es estar en un Mundial, sin importar la especialidad. Soy medio obsesivo, me la paso practicando en el club (4 horas) y en mi casa.

-¿En tu casa?

-Tengo patio y bochas propias. Por ahí son las 3 de la mañana y estoy tirando bochazos.

 -Los vecinos contentos…

-Jajaja. Me odian.

-¿Y en tu casa también te bancan?

-No. A mi vieja (Mariela Sosa) le agujereaba todas las paredes, en especial la de la pieza. Ahora se las revoqué, pero me quería matar, decía que el tenis era mejor deporte.

“Mi viejo (Farid), en cambio, me banca más porque jugó a las bochas”.

 -Después del revoque no se puede volver a bochar.

–No. Por eso me mudé, me fui a vivir solo (risas).

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.