Federal Amateur: El equipo de Savisky y Bella Vista no jugarían hasta mediados de 2021

Son horas y días de definiciones. Lo resuelto el martes por el Federal A (los dirigentes de los clubes decidieron postergar el inicio de los entrenamientos y organizar una próxima reunión el 15 del mes entrante) marcó una tendencia y el Torneo Regional Amateur no está exceptuado.

Era casi una certeza que los 98 equipos clasificados no iban a poder iniciar las prácticas en la fecha estipulada (7 de Septiembre), y por ende debía darse otra postergación que tampoco aseguraba una mejora en la condición sanitaria de las ciudades, provincias y regiones de nuestro país. Con esa temática cada vez más preocupante, varias instituciones se manifestaron ante el Consejo Federal solicitando la relegación de la competencia para el año próximo.

Algunos lo hicieron con nota oficial, otros mediante comunicación con integrantes del CF y muchos más se sumarían en las próximas horas.

De confirmarse que la actividad no retorne en este 2020, la programación del campeonato quedará diferida para el segundo semestre de 2021, debido a la modificación en los calendarios de todas las categorías del fútbol argentino, con temporadas que irán de enero a diciembre.

Es decir que quienes logren los ascensos del Regional Amateur a fines del 2021, jugarán inmediatamente el Federal A en Febrero de 2022.

En el caso de los representantes de la Liga del Sur, Liniers y Bella Vista, no enviaron ninguna solicitud y no están de acuerdo con la resoluci

El motivo es más que claro y obedece estrictamente a lo sanitario: en los últimos meses hubo un crecimiento exponencial de casos positivos de COVID-19 en gran parte del interior, a tal punto que en muchas ciudades relevantes existe la “circulación comunitaria”.

Casi todas las provincias reportaron casos, y quienes estaban en un estado delicado, continúan de esa forma. Otras que venían controlando la situación de salud, han sufrido rebrotes o un aumento exponencial repentino, por lo que es imposible establecer un momento donde el país se encuentre en un estado global adecuado para que la pelota empiece a rodar.

Del lado deportivo y económico, una nueva postergación de los entrenamientos y una reprogramación del torneo, no eran garantías de poder llevarlo a cabo como ciertos directivos esperanzados imaginaban: jugar sobre fin de año.

Si eso ocurría, los clubes, desde ahora, iban a empezar a hacer erogaciones de dinero para conformar los planteles sin un objetivo claro, lo que podía afectar aún más las arcas económicas tan perjudicadas por la pandemia.

En otro sentido, si se programaba el torneo, algunos clubes tenían intenciones de participar pero su situación sanitaria y de salud no se lo permitía, entonces iban a ser perjudicados deportivamente por un motivo totalmente ajeno, “tirando por la borda” todo el esfuerzo hecho anteriormente.

La logística es otro punto importante: la imposibilidad de viajar entre ciudades o municipios debido a la falta de transporte público habilitado (recién se podría dar en noviembre) afecta directamente a equipos y a árbitros, además de las disposiciones provinciales que en su mayoría solicitan 14 días de aislamiento al ingresar a su territorio.

Ese es otro interrogante no resuelto, sin dejar de lado que todavía no se habilitaron hoteles y alojamientos con posibilidades de recibir contingentes foráneos.

Fuente: LaNueva. 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.