El Turismo Nacional renovó los cimientos y vuelve a rodar en pista

Fotos: Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)

Pasó la turbulencia y enhorabuena el Turismo Nacional relanzará su atractivo y competitivo calendario deportivo 2020, de apenas dos capítulos consumados, tras más siete meses de silencio absoluto.

Todo suponía pensar que el principal obstáculo de la divisional (como el de las demás categorías) sería cómo afrontar la previsible crisis económica luego de tantos meses sin ingresos y, en consecuencia, cómo mantener sobre rieles la popularidad del show.

Sin embargo, la pandemia expuso en sociedad un problema aún mayor; una crisis institucional que derivó en una feroz interna entre directivos y pilotos, y que desencadenó en la renuncia de Hugo Paoletti, el presidente de la Asociación Pilotos de Automóviles de Turismo (APAT) de los últimos 30 años.

Amén del regreso a las pistas (el 26, 27 y 28 del corriente en La Plata) y el nacimiento de una comisión directiva interina, conformada por el abogado Javier Pablo Rabadé a la cabeza, junto a los vocales Emanuel Moriatis y Joel Damián Borgobello, inevitablemente surgen las dudas en torno al devenir del TN.

“Tengo la esperanza que será para mejor, aunque entiendo que no es fácil la transición, porque no cualquiera sabrá manejar una categoría de esta magnitud como lo hizo Hugo. Pero ahora hay consenso y unión a la hora de tomar las decisiones, y un objetivo claro: tratar de reducir los costos y que los gastos de la Asociación sean claros, para de esa forma ver qué se hace con nuestra plata”, explicó el bahiense Sebastián Pérez, piloto de la competitiva Clase 2.

“En pocos días–agregó–, la comisión interina ha logrado cosas importantes. Lo peor es tener que correr en días de semana, pero eso se da así por lo difícil que resultó la salida de Paoletti, quien demoró mucho todo lo administrativo y legal, para que la nueva organización pudiera hacerse cargo de todo”.

—¿Qué te pareció todo lo ocurrido?

—Fue un momento muy feo que la categoría haya tenido que pasar por todo eso. Pero bueno, la pandemia fue la gota que revalsó el vaso para que todo sucediera de esa forma. Desde la Asociación hubo falta de comunicación durante muchos años y las decisiones solamente se tomaban en Buenos Aires, y prácticamente pasando por una sola persona, que era el hoy expresidente, sin consultar al resto de la categoría.

“Sumado a eso, el trato que se tenía desde la organización hacia pilotos y preparadores no era el mejor. Todo eso se sobrellevaba por el buen momento que vive la categoría hace años. El tema es que ahora, después de tanto parate y con la economía tan complicada, tomar la decisión de aumentar los costos fue un detonante y derivó en esta unión entre los pilotos, los que realmente hacen el TN”, aseveró.

—¿Le faltó cintura política a Hugo?

—Cuando se ejerce el poder, a veces se abusa. Hugo debió tener cintura política en un momento como éste y no la tuvo; cuando la quiso tener ya era tarde, porque hasta los preparadores le soltaron la mano. Ninguno quería seguir corriendo bajo su gestión. Lamentablemente, el expresidente no respetó a los pilotos y creyó que la categoría pasaba únicamente por él.

Quien también dio su opinión y se refirió a todo este embrollo fue el constructor bahiense Pablo Arana, titular del “Arana Ingeniería Sport”, la exitosa estructura de Clase 3 que comanda hace más casi 15 años.

Arana, quien ante la baja del volante local Juan Pipkin reformó su plantilla de pilotos (ver aparte), incorpora otro enfoque a la controversial situación que vivió APAT hasta hace días.

“Yo disentí un poco con el grupo que se armó y que exigió la renuncia de Hugo (Paoletti) para armar algo diferente. Más que por la forma, que podrá ser cuestionable, por el momento crítico que vivimos, ya que se arriesgaba a directamente a no poder volver a correr el resto del año. Si eso pasaba, muchos talleres, incluido el mío, hubiesen cerrado sus puertas, porque venimos muy mal en cuanto a trabajo”, expresó.

“En todo caso, si el problema era de costos–añadió–, se tendría que haber revisado ese aspecto y no pedir la renuncia completa de una comisión, asumiendo el riesgo de perder el campeonato y el trabajo que para nosotros eso implica”.

—¿Cómo ves a la categoría después de todo ésto?

—La verdad, no sé cuántos podrán sobrevivir al golpe. Hay que tener en cuenta que la categoría correrá sin público; es decir que todos los costos los afrontará la Asociación con el aporte de los pilotos. Todavía no se habló bien de lo que aportará cada uno, pero ojalá se mantengan los costos de marzo. Haremos el esfuerzo, pero la devaluación fue grande.

“Por suerte hubo buena voluntad de todas las partes para resolver todo rápido, porque podría haber sido peor. Una fecha del TC apretó todo, cuando se negociaba con Rafaela, que al final no llegó a buen puerto y se corrió la semana siguiente en San Nicolás, fecha que iba a ser del TN. Ese revuelo, sumado a los compromisos de la TV con otras categorías, terminó de complicar la fecha del 18 de octubre y nos obliga a correr entresemana”, cerró.

Lo deportivo

A recuperar. Tras el prematuro abandono en Bahía Blanca (problemas de motor) y el sabor a poco que dejó su paso por La Pedrera (arribó 19º), Seba Pérez llega a La Plata, para la doble programación de la tercera y cuarta fecha del torneo, esperanzado en recuperar el sólido y rápido andar que hoy le permite lucir el 4º.

Confiado. “Haremos un gran esfuerzo para estar. Con todo lo ocurrido, la idea es correr y apoyar en este momento a la categoría y a la comisión interina. El TN para nosotros es una familia y la mayoría está en la misma posición. Ir a correr entre semana es algo totalmente desfavorable, le quita prestigio, pero seguro habrá un gran parque automotor y seguramente salga un gran espectáculo”, contó.

Solucionado. “Estamos mejor que a principio de año, porque se trabajó en la parte trasera del auto. La prueba que hicimos en Bahía me dejó con buenas sensaciones, aunque la realidad estará en La Plata, un circuito que siempre nos costó. Confío ser competitivo”, confió.

Pablo Arana. El constructor bahiense acordó en las últimas semanas la incorporación al taller del santafesino Ever Franetovich, ex campeón de Clase 2, para suplir al ausente Juan Pipkin (decidió colgar el casco por este año). Es decir, la plantilla estará completa.

Se ilusiona. “Tenemos los autos listos y estamos terminando de rearmar el personal. Los pilotos serán Alfonso Domenech, Pedro Gentile y Alfonso Domenech, quien manejará el Corolla (Toyota) que dejó libre Juan (Pipkin). Es decir, alistaremos los dos Toyota y el nuevo Cruze que estrenará Pedro”, detalló.

Aires renovados

El pigüense Fernando Gómez Fredes pateó el tablero y apostó por un nuevo proyecto en su continuidad dentro de la Clase 2 del Turismo Nacional, que este año lo vio competir con un Nissan March de la estructura de Gaby Rodríguez.

Desde el próximo martes, Fer acelerará un Ford Fiesta Kinetic del “Ale Bucci Racing”, equipo dirigido por el ex campeón de la Clase 2.

“Contento de poder estar nuevamente en el TN y de la oportunidad que surgió, después de mucho esfuerzo de la familia y los sponsors. Estos últimos días fueron muy vertiginosos, entre la creación de la nueva comisión directiva y la competencia resuelta en tan poco tiempo, eso nos obligó a apurar todo y definir el equipo y el auto”, expresó el pigüense.

Lamentablemente, la representación regional no contará esta vez con el villalonguense Adrián Percaz (Focus), quien continúa recuperándose en su vivienda tras haber dado positivo de COVID-19 hace poco más de 10 días; ni con el local Leandro Vallasciani (Gol Trend), ausente hasta nuevo aviso.

Fuente: La Nueva.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.