PRIMER & UNICO PORTAL DEPORTIVO DEL DISTRITO DE TORNQUIST

“Estamos acostumbrados a jugar bajo presión”, aseguró Ramiro Heinrich

“Como grupo nos encontramos bien. La realidad es que cuando arrancaron los playoffs no estábamos jugando bien, pero a medida que pasaron las series con Liniers y Bahiense fuimos encontrando el juego. Esta -contra Napostá- la empezamos un tanto trabados, pero el triunfo nos dará confianza”, opinó Ramiro Heinrich, la figura del partido, en la victoria de Villa Mitre, sobre el equipo de la Avenida, por 78 a 76, en el tercer juego de la serie -al mejor de cinco-, que aún lidera el albiazul, 2-1.

Mañana, en el José Martínez, continuará la historia que anoche, en el tercer capítulo, tuvo un final de esos que invitan a dar vuelta rápidamente la página y conocer cómo se resuelve.

Es que un triple de Bruno Pallotti, tras un tiempo muerto, le devolvió el alma a Napostá y, con 1m10 por jugar, se puso a 2: 78-76.

En la siguiente ofensiva, luego de una reposición debajo del cesto, Ramiro Aguirre se quedó con una pelota dividida ante Federico Harina.

Enfrente, Matías Martínez falló de tres. Y en una acción dudosa, cuando se fue la pelota, el local tuvo reposición; Pallotti se quedó picando y consumiendo tiempo, atacó lanzó de tres, falló y el rebote quedó para Matute, que tuvo la última y completó su casillero de triples con 0-7 y, Napostá, con 5 de 20.

Es decir, que el resultado final quedó clavado a 1m10 del cierre. El local tuvo en sus manos la victoria, esa que intentó construir desde el mismo inicio.

Con una defensa de riesgo, cerrada, saltando en los rompimientos y doblando, Napostá incomodó al tricolor, que se vio obligado a repartir el juego con pases hasta desestabilizarla.

En la medida que la metió, la visita tuvo respuestas. De todos modos, sufrió atrás el juego interno del local (Bellozas-Quiroga).

Las estadísticas

La confianza de Pallotti para absorber juego y la firme defensa colectiva renovó a Napostá, que sacó 7 promediando el segundo cuarto.

No obstante, Villa Mitre presionó, ensució el traslado, el local la perdió seguido y, básicamente con Heinrich, acompañado por Miguel, la visita se afirmó en la pintura.

Villa Mitre insistió con subir la defensa, doblar en las líneas y, a partir de recuperos o dominando en su tablero, inició la construcción ofensiva, para sacar 11 de máxima (63-52).

Napostá, por su parte, recurrió a la zona y en un trámite más enredado, hizo un parcial de 11-2. Todo estaba abierto. La quinta de Bellozas, a 6m17 del cierre, pareció el final. Encima, Heinrich se adueñó del equipo.

Pero Franco Amigo salió por doble antideportiva y Napostá tuvo, en la línea, la chance de igualar.

Ese apartado terminó siendo una pesadilla para el local, que metió 5 de 10 en el último cuarto.

“Creo la serie va a seguir parecida. El tema que tenemos que hacernos fuertes de locales”, entendió Heinrich, quien completó 32 puntos, con 10-16 en dobles y 12-14 en libres, más 12 rebotes.

Hasta mañana…

¿Habrá cambio?

Así como estaba estipulado jugar la serie en cancha neutral y después se modificó, viendo las limitaciones de la cancha de Napostá para contener un partido con semejante expectativa, ¿la serie podrá mudarse a un escenario más amplio en caso de llegar a quinto juego?

El marco le dio un colorido hermoso al partido, inclusive, con la tribuna desmontable ubicada detrás del aro del fondo.

No obstante, es de mucho riesgo tener tanto público -y muchos chicos- sobre la línea…

Se vio “la mano”. Sebastián Acosta, uno de los históricos ex jugadores de Villa Mitre y actualmente entrenador de menores, anoche estuvo sentado al lado de Ariel Ugolini.

“Estoy aprendiendo”, aclaró Seba, quien en más de una oportunidad compartió indicaciones con el entrenador jefe.

Por Fernando Rodríguez / ferodriguez@lanueva.com – Foto: Emmanuel Briane-La Nueva

Comments Closed